martes, 9 de marzo de 2010

Salud mental, mental health


¿Cómo atiende nuestra mente ante los desastres naturales?
Por Mariell Olavarria B.

En los últimos meses se han acentuado un seguido número de sismos y terremotos en distintas localidades del mundo. Con ello no sólo ha incrementado la atención por informarse acerca de éstos mismos, sino que además una fuerte tensión está siendo parte de muchos ciudadanos. Un sin fin de sensaciones son las que experimentan y comparten muchas personas en estos días.

¿Qué síntomas denotan esta preocupación? en primera instancia una incesante sensación de "estado de alerta", éste principalmente se ve manifiesto entre quienes han sido partícipes de algún fenómeno natural devastador, además de cuadros de ansiedad generalizada, y sobre todo estrés. Este último es un estado normal del organismo pero que al ser alterado por algún fenómeno no usual, como el de un terremoto, se ve fuertemente afectado, resultando un incremento de éste y con ello la liberación de una hormona nociva para nuestra salud llamada "cortisol".

En situaciones en donde nuestra integridad física y mental se ve amenazada nuestro estado de alerta se activa y con ello el estrés, es necesario tener en cuenta que es normal que esto suceda, ahora bien, si tras haber vivido una experiencia fuerte y aún pasado varios días no decanta la sensación de estrés, esto puede ser un síntoma de que éste se está convirtiendo en un estado crónico.

¿Qué hacer?
1) Primero, luego de haber ocurrido el hecho, converse de éste lo que más pueda, no evite guardar detalles, mientras más repita lo sucedido menos recuerdos quedarán escondidos en alguna parte de su mente.

2) Tenga presente que ante desastres naturales, estos no se pueden evitar, por lo que no se preocupe ni sienta remordimientos de "si hubiese hecho tal... o dicho... o estado..." ya que este tipo de eventos pasan y son normales en el planeta.

3) En momentos que regresen a ud. emociones negativas de miedo o recuerdos, trate de respirar profundo: inhale y exhale unas 20 veces de forma pausada y luego tómese su tiempo para darse cuenta que lo que sucedió es parte de la existencia humana, incluso sentir temor también lo es, trate de comprender que hay cosas en la vida que suceden por un orden natural.

4) Si persisten recuerdos y emociones negativas se recomienda una visita a un especialista en salud mental, un psicólogo clínico es quien podrá ayudarle de una mejor manera a superar los primeros síntomas o trastorno en el caso que haya pasado más tiempo. Todo es recuperable, incluso un estado de tranquilidad si se procede con autonomía y responsabilidad, considerando a un especialista.

La mente humana encierra muchas experiencias, emociones, sentimientos y todo aquel fenómeno de vida que se nos presente. Muchas veces vivenciamos situaciones las que son nuevas, muchas de ellas no necesariamente agradables, pero lo que más infiere no es necesariamente un hecho en sí, sino como vivimos éste y la idea que deducimos de cómo esa experiencia fue.

Recordando a un antiguo pensamiento griego, éste señalaba "Los hombres no se perturban por las cosas, sino por la visión que tienen de ellas".

Las ideas ya concebidas a través de nuestra vida nos dan ciertas pautas de comportamientos, respondemos de una cierta manera ante cualquier cosa que nos pase, ahora ¿cómo es que estamos respondiendo frente a una situación particular? mucho de lo que nos asusta pueden ser ideas aprendidas, exageradas, muchas veces, que si las examinamos con detención podrían ser casi irracionales.

Es preciso hablar de una experiencia con quien desee escucharla y no editar ningún trazo de ésta, luego examinarla para razonar y ver que no es más que una experiencia, nuevas y otras ya experimentadas.

En casos en los cuales se haya experimentado emociones más fuertes, como un duelo, es preferente contar con el apoyo de un profesional, no todos nacemos con un manual, pero si debemos tener claro que cuando el baso se llena y rebalsa es necesario recurrir a un otro con la experticia necesaria, ese es el primer paso para una sanidad mental y posterior vida plena.

2 Reactions to this post

Add Comment
  1. Sebastian Olavarria dijo... 10 de marzo de 2010, 21:04

    excelente, me gustó mucho tu articulo

  2. Jeanette dijo... 11 de marzo de 2010, 5:42

    GRACIAS! En nombre de todas las personas afectadas por terremotos, huracanes, cyclones, tormentas etc.
    No todos tienen la fortaleza para sobrepasar solos el tormento que estos fenomenos crean. Articulos como este son extremadamente utiles.